RADIO EVANGÉLICA BÍBLICA BBN (EEUU)



Para escuchar esta emisora haga click en el botón "Reproducir" y si no quiere escucharlo pulse en el botón "Parar".

9 de agosto de 2010

La diversidad como virtud en la sociedad postmoderna



Por: Pr. René X. Pereira*

Vivimos en un período de grandes cambios en los paradigmas de la sociedad actual. En estos tiempos se ha puesto en boga la creencia de que no existen verdades absolutas. Todo es relativo y depende de lo que cada individuo piense y estime como correcto. Especialmente en lo que respecta a la conducta de las personas, cualquier clase de juicio valorativo es considerado como una agresión a la dignidad del individuo o un acto de prepotencia porque nadie tiene el derecho de cuestionar ni juzgar las acciones de otras personas.

El llamado que se hace constantemente es a practicar la tolerancia. Todos los pecados han sido abolidos, excepto uno: el ser intolerantes. ¿Pero cómo se define la tolerancia? Hay una nueva definición. No es el respetar las opiniones distintas que pueda tener una persona, sino que se le da una nueva definición al término. Implica el aceptar y validar cualquier opinión y acción de otra persona.

Otra característica de esta cultura postmoderna es el uso del eufemismo. Esto es en palabras simples significa el darle nombres bonitos y menos desagradables a cosas que son moralmente objetables. Cambiarle el nombre a estas cosas le quita su aspecto negativo y se hace más aceptable socialmente.

De ahí que al aborto se le llame “derecho reproductivo de la mujer”, al adulterio y la fornicación se le llame “amor libre”, a los insultos y diatribas contra oficiales del orden público se le llame “libertad de expresión”, al igual que a las vulgaridades y obscenidades que se presentan en la radio y la televisión que ahora se llaman “arte”. Astutamente los medios masivos, muchos de ellos controlados por individuos que profesan estas ideas, bombardean a la sociedad con toda esta retórica relativista.

La llamada “diversidad” es otro elemento característico de la cultura postmoderna. Cualquier conducta o práctica que se aparta de lo que es moralmente correcto ahora se le llama “diversidad”. Una de las estaciones de televisión local de Puerto Rico tiene un anuncio donde afirman que respetan y celebran la diversidad y presentan varias familias y entre ellas, una donde hay dos mujeres. Y no se trata de la diversidad normal de los seres humanos como lo es su raza, nacionalidad o características físicas.

Se trata de una nueva diversidad basada en la conducta del individuo. O sea, nadie tiene el derecho de afirmar que una conducta es mala o inmoral porque estaría violando la nueva ley de la “diversidad”. Hay que aceptar cualquier tipo de conducta o preferencia sexual de una persona porque eso es respetar la diversidad. La virtud de hoy día es ser tolerante a todo; pero el que no muestra esa “virtud” y no acepta la llamada diversidad recibe el rechazo e irónicamente, la intolerancia de los que le rodean. Cualquiera pues, que defienda la existencia de una verdad absoluta se arriesga a ser considerado como un estrecho de mente, un anticuado, intolerante y un recalcitrante.

Lo absurdo de todo esto es que aquellos que proponen este nuevo sistema de “moralidad” no se dan cuenta de que el total relativismo es una falacia. Si todo es relativo, no puede haber nuevos paradigmas porque estos serían necesariamente relativos. No se dan cuenta o posiblemente no desean admitir que lo que están haciendo realmente es reemplazar un sistema de absolutos por otro sistema de absolutos totalmente distintos. La gran hipocresía de los que defienden este entuerto es que critican a los que según ellos pretenden imponer su moralidad al resto de la población y eso es precisamente lo que ellos mismos hacen de manera agresiva y arrogante.

Ante este escenario, los cristianos tenemos un enorme reto delante de nosotros. Le enseñamos a nuestros hijos que hay conductas que son buenas y otras que son malas. Creemos que hay unos valores y principios universales que no dependen de lo que una sociedad crea o piense. Estamos en medio de una crucial batalla entre dos cosmovisiones totalmente distintas y opuestas: la cosmovisión judeo-cristiana y la cosmovisión postmoderna, relativista y ecléctica.

En este tiempo, más que nunca no podemos callar. Necesitamos poner en alto la verdad de Dios aunque le duela y le moleste a muchas personas. Tenemos que hacerlo con respeto, pero con firmeza y determinación. En esta batalla de ideas, lamentablemente una sola voz parece escucharse más que la otra. La gente de fe y valores brillan por su ausencia en los foros donde se debaten estas ideas, porque muy pocos se atreven a retar las filosofías de la nueva tolerancia.

En los tiempos más difíciles que enfrentó el Cristianismo en los primeros tres siglos de su historia, se levantaron hombres valientes que enfrentaron las filosofías y argumentos falsos de la cultura helenística pagana; se llamaron los apologistas. Hoy necesitamos con urgencia hombres y mujeres apologistas que se atrevan a retar el sistema postmoderno y desenmascarar su falacia. Gente dispuesta a presentar defensa, con respeto y mansedumbre ante todo pensamiento que se levante contra la verdad de Dios.

La voz profética cristiana tiene que escucharse en los medios masivos, programas de opinión, en las universidades, en la legislatura y donde quiera que se sea necesario poner en alto la antorcha de la verdad. Si callamos ahora que tenemos plena libertad de hablar, en poco tiempo se aprobarán leyes de mordaza contra toda expresión religiosa o bíblica que denuncie el pecado de nuestra generación.

Hay una frase muy popular que dice, “el silencio otorga”. Significa que cuando callamos ante un argumento, estamos reconociendo que el mismo es verdadero y que no tenemos manera de cuestionarlo. Cuando el cristiano calla ante la mentira y el engaño, está indirectamente aceptando que lo que se está diciendo es verdadero. Por eso no podemos callar, ni intimidarnos en esta batalla moral y espiritual que tenemos delante. Necesitamos que los medios de comunicación cristianos se preocupen más por educar y formar al pueblo, que en el entretenimiento, pedir ofrendas, y la promoción de productos naturales.

¡Es tiempo de sonar la trompeta de la batalla de la fe ahora! Necesitamos que nuestros púlpitos eduquen y equipen a los creyentes en lugar de hablar tanto de dinero, de sicología barata y de fabulas de viejas que no aprovechan. ¡Es hora de unirnos como un ejército poderoso, unido y preparado, a fin de asumir nuestro papel en esta coyuntura histórica que nos ha tocado protagonizar!





* El pastor René X. Pereira pastorea la Iglesia Bíblica Emanuel en Puerto Rico, que está afiliada a la Convención Bautista del Sur. La Iglesia Bíblica Emanuel es una congregación cristiana fuertemente arraigada en las Escrituras, con base en las doctrinas de la gracia y la fe reformada bautista.

Sitio web de la Iglesia Bíblica Emanuel:

http://www.biblicaemanuel.com
.

31 de mayo de 2010

La Iglesia Evangélica: Una voz profética



Por: Rev. Jorge Raschke*

En esta hora, la Iglesia Evangélica es la voz profética de Dios como lo fueron los profetas en el Antiguo Testamento y los apóstoles y discípulos en la Iglesia Primitiva.

En el cumplimiento de este papel, la Iglesia Evangélica tiene que ser no solo la portadora de la verdad, sino también su más ardiente defensora. Vivimos tiempos apocalípticos. Satanás sabe que esta es su última batalla por lo que lanza ataques desesperados contra la Iglesia Evangélica en general y contra todo aquello que se oponga a sus planes. Confusiones teológicas con apariencia de pureza, pero que en su interior llevan el fermento del engaño y de la muerte. Doctrinas erróneas, pero expuestas como si fueran las nuevas verdades salvadoras. Esta es la tónica de los días que vivimos. Surgen los «unificadores de iglesias» cuyos líderes pretenden ser los nuevos mesías ya que según lo proclaman a través de los poderosos medios masivos de comunicación que manejan, el Hijo de Dios fracasó y hay que buscarle uno que lo sustituya. Y claro. Los reemplazantes son ellos. ¡Qué atrevimiento! ¡Con qué rudeza va a caer la mano de Dios sobre estos mentirosos y desalmados de la fe!

“Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios” (1 Timoteo 4:1).

LA SANA DOCTRINA

Como voz profética, es necesario que la Iglesia Evangélica contienda eficazmente por la sana doctrina. Que abandone su actitud complaciente y tolerante hacia los falsos profetas. Que adopte una actitud militante para evitar que las falsas enseñanzas sigan engañando a las gentes.

Así como en el Antiguo Testamento los profetas de Dios asumían una postura recta y valiente contra el engaño y la falsedad, la Iglesia Evangélica debe alzar su voz hoy día aunque vengan amenazas y presiones de los poderosos mercaderes de la religión. Aunque los agentes del diablo sumidos en las más tétricas tinieblas espirituales nos vengan a intimidar.

Ante la obra de confusión doctrinal que existe en el día actual, la Iglesia Evangélica tiene que llevar a cabo su rol profético. Debe enseñar la verdad de Dios y al mismo tiempo denunciar toda falsedad.

“Me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Judas 3).

Es triste ver en el día de hoy iglesias evangélicas que guardan silencio con tal de mantener gran número de asistentes y grandes entradas de dinero para financiar sus monumentales presupuestos. Se niegan a denunciar la corrupción de la sociedad en que viven. Corrupción que se encuentra incluso en sus propios escaños, coros y púlpitos. Se toleran condiciones morales que harían parecer el caso de la iglesia de Corinto un juego de niños. Actúan a la ligera. No imitan al apóstol Pablo cuando denuncia proféticamente el pecado de inmoralidad que se permitía en Corinto:

“De cierto se oye que hay entre vosotros fornicación, y tal fornicación cual ni aun se nombra entre los gentiles, tanto que alguno tiene la mujer de su padre” (1 Corintios 5:1).

Al escribir en ese tono, el apóstol cumplía su responsabilidad profética. Y esa forma de enfrentar los problemas no fue solo en este caso, sino que la mantuvo a lo largo de todo su ministerio y aun hasta el mismo momento de su muerte.

DENUNCIA A TIEMPO

Si la Iglesia Evangélica hubiera hecho oír su voz a tiempo, quizás la humanidad no habría conocido a un Adolfo Hitler, a un Mussolini en Italia, a un Trujillo en República Dominicana, a un Castro en Cuba. El holocausto de seis millones de judíos tal vez nunca hubiera ocurrido. Tampoco el Tribunal Supremo de Estados Unidos nunca hubiera eliminado la oración a Dios y la lectura de la Biblia de las escuelas.

El hijo de la educadora atea Madelyn Murria O'Hare me dijo hace poco: “Mi madre me usó para llevar a cabo el caso del que se valió Satanás para eliminar la lectura de la Biblia y la oración a Dios del sistema de educación de la nación más poderosa de la tierra. Pero nada de esto se habría logrado si en aquel momento de la década del sesenta, en vez de estar encerrados gozándose en sus templos, los cristianos evangélicos hubieran sido la voz profética de Dios en este país”.

En 1976 presidí la Cruzada contra la Pornografía en la isla de Puerto Rico. Por aquel entonces, la pornografía empezaba a aumentar en toda la isla. Un día, mientras predicaba desde un púlpito, me hice el compromiso de llevar la voz profética de Dios a las calles, frente a aquellos antros de perdición. La idea predominante en la Iglesia Evangélica en esos días era que los creyentes solo podían alzar su voz desde las cuatro paredes del templo. Acompañado solo por un puñado de personas compuesto en su mayoría por evangélicos de la organización “Catacumbas” iniciamos la lucha.

Con este pequeño y mal organizado ejército de cristianos evangélicos le declaramos la guerra a aquel imperio criminal. A medida que fuimos penetrando en las entrañas del enemigo, descubrimos que aquel era un negocio multimillonario. ¡Dura empresa en la que nos comprometimos! ¿Valía la pena seguir adelante, o mejor “le dejábamos el problema al Señor”? Recordamos el daño que la pornografía le estaba haciendo a nuestros niños, a nuestros adolescentes, a nuestras familias y a nuestra propia nación. Así es que decidimos seguir adelante.
Nuestros enemigos no surgieron únicamente de las entrañas de aquel monstruo. También surgieron de las filas de nuestros propios hermanos. De los centros de una Iglesia Evangélica fría, apática e indiferente. Nos atacaron desde los púlpitos y de cualquiera otra tribuna que resultara apropiada. Nos tildaron de endemoniados. Nos decían que los cristianos evangélicos no se enredaban en protestas frente a prostíbulos, tiendas de venta de artículos pornográficos, ni cines donde se exhibían estas películas.

Pero no cedimos. Más bien con renovados ánimos continuamos en nuestra denuncia. La voz profética de “cuatro gatos” empezó a resonar como el rugir de leones o como el estruendo de muchas aguas. Dos años después se comenzó a ver la mano de Dios actuando.

El entonces gobernador, Licenciado Carlos Romero Barceló, nombró la primera comisión en la historia de Puerto Rico para estudiar el problema de la pornografía. Sus integrantes, miembros de su gabinete y quien escribe esto, comenzamos a trabajar. En lo que a este servidor respecta, me hice asesorar en esta tarea por Milton Picón.

El fruto de esta lucha fue la aprobación de la ley más estricta y fuerte contra la pornografía en toda la nación estadounidense: cerrar todos los cines pornográficos y evitar que el crimen organizado del este de Estados Unidos convirtiera a nuestra isla en algo semejante a Las Vegas o a la Calle 42 y Broadway, en Nueva York.

Por supuesto, el problema total no estaba resuelto y aun hoy vemos que Satanás tiene nuevas cabezas de playa en la isla. Sin embargo, con nuestro esfuerzo y determinación probamos que cuando los cristianos evangélicos cumplen con su deber profético de actuar y alzar su voz contra la injusticia y la corrupción, Dios hace milagros en esa sociedad donde reside la Iglesia Evangélica.
A cada pastor, evangelista, ministro y creyente laico de la Iglesia Evangélica que está leyendo este artículo los exhorto a ser fieles a Dios. A que se sobrepongan a todos los intentos de Satanás por llenarles de temor y desaliento para lo cual usa a los incrédulos y a los mismos creyentes. Que a diferencia de Elías que en medio del caos y la perversión que había en el gobierno de Acab y Jezabel huyó a esconderse en las cuevas de la frustración y el desánimo, alcen su voz y confíen en aquel que les ha llamado. Satanás trata de hacernos creer que no quedan creyentes valientes que se atrevan a alzar su voz profética en esta hora. Pero quedan muchos siervos de Dios que siguen luchando contra las fuerzas del mal. Con ellos hay que hacer cuerpo y constituir una muralla invencible.

“Y Jehová le dijo: ¿Qué haces aquí, Elías? Él respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas; y solo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida” (1 Reyes 19:9-10).

Levantemos nuestras voces en esta hora final y proclamemos a los cuatro vientos que ante el caos, la injusticia, la inmoralidad y la incertidumbre que hoy vivimos todavía hay esperanza en Cristo Jesús Señor nuestro. No temamos la desolación y aparente ausencia de voces que defiendan la verdad. Recordemos lo que Dios le dijo a Elías: “Y yo haré que queden en Israel siete mil, cuyas rodillas no se doblaron ante Baal, y cuyas bocas no lo besaron” (1 Reyes 19:18).
Escuchemos la voz de Cristo señalándonos a todos que no estamos solos, ni lo estaremos jamás. Aunque la batalla arrecie, aunque Satanás pareciera querer vencernos, aunque nuestras fuerzas tiendan a debilitarse, recordemos lo que dijo Jesús:
“Y ...les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra ...y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:18,20).

* Artículo tomado de su libro "La Batalla Final", páginas 183-188, publicado por Editoral Betania en 1997.




* Jorge Raschke es un evangelista puertorriqueño de larga trayectoria en la batalla de la fe, es un luchador de mil campañas. A través de su ministerio “Clamor a Dios”, de Radio “Clamor” y de campañas evangelísticas permanentes en diversos países del mundo, cumple con fidelidad su ministerio para Cristo. Una vez al año su ministerio lleva a cabo una gran cruzada frente al Congreso de Puerto Rico, denominado el "Día de Clamor a Dios", donde miles de creyentes se reúnen para dar testimonio de su fe y fidelidad a Cristo. También lucha a favor de los derechos del pueblo cristiano, de los valores morales y las clases oprimidas.

Sitio web del Ministerio Clamor a Dios (Rev. Jorge Raschke):

http://www.clamorpr.org
.

29 de mayo de 2010

Fundamentalismo Bíblico: Un apego estricto a las Sagradas Escrituras



Por: Hno. David Cloud*

“El que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta” (Juan 7:17).

“Dijo entonces Jesús a los judíos que habían creído en él: Si vosotros permaneciereis en mi palabra, seréis verdaderamente mis discípulos; y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Juan 8: 31-32).

Juan 7:17 dice que yo puedo conocer la verdad si estamos dispuestos a hacer la voluntad de Dios. Juan 8:31-32 dice que podemos conocer la verdad si perseveramos, si permanecemos en la Palabra de Dios. Deseando ardientemente conocer la verdad y nunca volver al error. Roguemos a Dios que nos ayude a ser obedientes a TODA la Escritura, de modo que podamos ser conducidos a verdades más profundas. "Dios, sé que mi corazón es engañoso; si en algo estoy siendo inconscientemente obstinado, te ruego que me lo muestres y haz como tú quieras”.

Ser fundamentalista bíblico es tomar seriamente la Palabra de Dios. Los siguientes son algunos textos de las Sagradas Escrituras que nos demandan un estricto apego a la Palabra de Dios.

1. LA BIBLIA NOS EXIGE EXACTITUD DOCTRINAL

“Enseñándoles que guarden TODAS LAS COSAS que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:20).

“Porque no he rehuido anunciaros TODO el consejo de Dios” (Hechos 20:27).

“Para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de TODO VIENTO DE DOCTRINA, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error” (Efesios 4:14).

“Como te rogué que te quedases en Efeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos QUE NO ENSEÑEN DIFERENTE DOCTRINA” (1ª Timoteo 1:3).

“Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato, que guardes el mandamiento SIN MÁCULA NI REPRENSIÓN, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo” (1ª Timoteo 6:13-14).

“Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús” (2ª Timoteo 1:13).

“Lo que has oído de mí ante muchos testigos, ESTO encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros” (2ª Timoteo 2:2).

“Retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen” (Tito 1:9).

2. LA BIBLIA NOS EXIGE PONER A PRUEBA TODAS LAS COSAS

“¡A la ley y al testimonio! Si no dijeren conforme a esto, es porque no les ha amanecido” (Isaías 8:20).

“Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces” (Mateo 7:15).

“Y éstos eran más nobles que los que estaban en Tesalónica, pues recibieron la palabra con toda solicitud, escudriñando cada día las Escrituras para ver si estas cosas eran así” (Hechos 17:11).

“… para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12:2).

“En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo” (1ª Corintios 2:15-16).

“Comprobando lo que es agradable al Señor” (Efesios 5:10).

“Para que aprobéis lo mejor, a fin de que seáis sinceros e irreprensibles para el día de Cristo” (Filipenses 1:10).

“Examinadlo todo; retened lo bueno” (1ª Tesalonicenses 5:21).

“Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo” (1ª Juan 4:1).

“Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos” (Apocalipsis 2:2).

3. LA BIBLIA NOS EXIGE CONTENDER POR LA FE

“A los cuales ni por un momento accedimos a someternos, para que la verdad del evangelio permaneciese con vosotros” (Gálatas 2:5).

“Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo, para que o sea que vaya a veros, o que esté ausente, oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu, combatiendo unánimes por la fe del evangelio” (Filipenses 1:27).

“Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos” (Judas 3).

4. LA BIBLIA NOS EXIGE EXPONER ABIERTAMENTE EL ERROR

“Por eso estimé rectos todos tus mandamientos sobre todas las cosas. Y aborrecí todo camino de mentira” (Salmos 119:128).

“Mas os ruego, hermanos, QUE OS FIJÉIS en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos” (Romanos 16:17).

“Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar” (Gálatas 2:11).

“Manteniendo la fe y buena conciencia, desechando la cual naufragaron en cuanto a la fe algunos, de los cuales son Himeneo y Alejandro, a quienes entregué a Satanás para que aprendan a no blasfemar” (1ª Timoteo 1:19-20).

“Mas evita profanas y vanas palabrerías, porque conducirán más y más a la impiedad. Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto, que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos” (2ª Timoteo 2:16-18).

5. LA BIBLIA NOS EXIGE SEPARACIÓN DEL ERROR Y LA APOSTASÍA

“Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y QUE OS APARTÉIS DE ELLOS” (Romanos 16:17).

“NO OS UNÁIS EN YUGO DESIGUAL CON los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo. Por lo cual, SALID DE EN MEDIO DE ELLOS, Y APARTAOS, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré, y seré para vosotros por Padre, y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso” (2ª Corintios 6:14-18).

“Pero os ordenamos, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que OS APARTÉIS de todo hermano que ande desordenadamente, y no según la enseñanza que recibisteis de nosotros” (2ª Tesalonicenses 3:6).

“Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; APÁRTATE DE LOS TALES” (1ª Timoteo 6:3-5).

“Que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; A ÉSTOS EVITA” (2ª Timoteo 3:5).

“Al hombre que cause divisiones, después de una y otra amonestación DESÉCHALO” (Tito 3:10).
“Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido! Porque el que le dice: ¡Bienvenido! participa en sus malas obras” (2ª Juan 1:10-11).

“Y oí otra voz del cielo, que decía: SALID DE ELLA, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas” (Apocalipsis 18:4).

6. LA BIBLIA NOS DEMANDA ESTRICTA SEPARACIÓN DEL PECADO Y LA MUNDANALIDAD

“Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. NO PODÉIS SERVIR A DIOS Y A LAS RIQUEZAS” (Mateo 6:24).

“NO OS CONFORMÉIS A ESTE SIGLO, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” (Romanos 12:2).

“NO damos a nadie NINGUNA ocasión de tropiezo, para que nuestro ministerio no sea vituperado” (2ª Corintios 6:3).

“Y NO participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas” (Efesios 5:11).

“Absteneos de toda especie de mal” (1ª Tesalonicenses 5:22).

“Enseñándonos que, RENUNCIANDO A LA IMPIEDAD Y A LOS DESEOS MUNDANOS, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras” (Tito 2:12-14).

“La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y GUARDARSE SIN MANCHA DEL MUNDO” (Santiago 1:27).

“¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que LA AMISTAD DEL MUNDO ES ENEMISTAD CONTRA DIOS? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios” (Santiago 4:4).

“Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, LIMPIAD LAS MANOS; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones” (Santiago 4:8).

“Sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos EN TODA VUESTRA MANERA DE VIVIR” (1ª Pedro 1:15).

“NO AMÉIS AL MUNDO, NI LAS COSAS QUE ESTÁN EN EL MUNDO. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre” (1ª Juan 2:15-17).

“Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno” (1ª Juan 5:19).




* El hermano David Cloud es un escritor y conferencista bautista bíblico fundamentalista de los Estados Unidos de América y es fundador-director del Ministerio "Way of Life Literature".

Sitio Web del Ministerio "Way of Life Literature" (en inglés):

www.wayoflife.org
.

4 de abril de 2010

El poder sobrenatural de la Resurrección de Jesús



La resurrección de Jesús es medular para la fe cristiana. Si El no hubiera resucitado de entre los muertos, entonces la fe cristiana no tendría validez, siendo que Jesús mismo declaró que resucitaría de entre los muertos al tercer día. Por otro lado, si Jesús resucitó de entre los muertos, entonces todas sus afirmaciones son verdad y ahora podemos estar seguros que sí hay vida después de la muerte.

Jesús mismo predijo su muerte y resurrección, y estos eventos sucedieron exactamente como él los había anunciado

Juan 2:19-21 "Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás? Mas él hablaba del templo de su cuerpo. Por tanto, cuando resucitó de entre los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron la Escritura y la palabra que Jesús había dicho."

Juan 10:17 "Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar."

Juan 16:16-23 "Todavía un poco, y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; porque yo voy al Padre. Entonces se dijeron algunos de sus discípulos unos a otros: ¿Qué es esto que nos dice: Todavía un poco y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; y, porque yo voy al Padre? Decían, pues: ¿Qué quiere decir con: Todavía un poco? No entendemos lo que habla. Jesús conoció que querían preguntarle, y les dijo: ¿Preguntáis entre vosotros acerca de esto que dije: Todavía un poco y no me veréis, y de nuevo un poco y me veréis? De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo. La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo. También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo. En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará."

Mateo 12:40 "Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches."

Mateo 16:21 "Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día."

Lucas 18:31-33 "Tomando Jesús a los doce, les dijo: He aquí subimos a Jerusalén, y se cumplirán todas las cosas escritas por los profetas acerca del Hijo del Hombre. Pues será entregado a los gentiles, y será escarnecido, y afrentado, y escupido. Y después que le hayan azotado, le matarán; mas al tercer día resucitará."


Jesús venció a la muerte levantándose de entre los
muertos al tercer día, y se apareció a sus discípulos.

Este evento está bien documentado por numerosos recursos históricos y confiables

Historiadores como Josefo (c.37-110 d.C.), Ignacio (c.50-115 d.C.), Justino Mártir (c.100-165 d.C.) y Tertuliano (c.160-220 d.C.) estuvieron convencidos de la autenticidad de la resurrección. Sus escritos validan los relatos de los escritores bíblicos, quienes conforme a los teólogos bíblicos, registraron el evento tan temprano como el año 37 d.C. y no más tarde del año 64 d.C.

Además, otros historiadores del primer y segundo siglo incluyendo a Cornelio Tácito, Suetonio, Plinio Segundo, y Luciano de Samosata reconocieron el impacto que este evento increíble tuvo sobre la gente de esa época.

La resurrección es la única explicación aceptable del sepulcro vacío

Los soldados romanos celosamente vigilaban la tumba donde el cuerpo de Jesús se encontraba. Además, la entrada al sepulcro estaba sellada con una enorme roca. La guardia romana, que normalmente se componía de 16 miembros, hubiesen hecho imposible para los discípulos -quienes, a propósito, estaban acobardados por el miedo a perder sus propias vidas- robar el cuerpo. Si, como algunos aseguran, Jesús no estaba muerto, sino solamente debilitado, los soldados y la roca hubiesen evitado su escape. Después de haber sido golpeado y flagelado, colgado en una cruz por seis horas, traspasado con una lanza por su verdugos para asegurar su muerte, y envuelto, como la costumbre, en 100 libras de lino y especias, Jesús no hubiese estado en condición alguna para rodar una roca de dos toneladas cuesta arriba, ni ser más ágil que 16 soldados romanos y después aparecerse radiantemente a sus discípulos.

Los líderes judíos de la época fácilmente pudieron haber refutado todas las aseveraciones sobre la resurrección simplemente al reponer el cuerpo, pero no pudieron porque no había cuerpo.

Hubieron numerosos testigos de la resurrección

Después de que él resucitó de entre los muertos, Jesús apareció por lo menos diez veces a los que le conocían y a más de 500 personas a la misma vez. Estas apariciones no fueron alucinaciones; Jesús comió y habló con sus seguidores y ellos le tocaron su cuerpo resucitado.

Lucas 24:36-39 "Mientras ellos aún hablaban de estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. Entonces, espantados y atemorizados, pensaban que veían espíritu. Pero él les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y vienen a vuestro corazón estos pensamientos? Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo."

Juan 20:26-29 "Ocho días después, estaban otra vez sus discípulos dentro, y con ellos Tomás. Llegó Jesús, estando las puertas cerradas, y se puso en medio y les dijo: Paz a vosotros. Luego dijo a Tomás: Pon aquí tu dedo, y mira mis manos; y acerca tu mano, y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente. Entonces Tomás respondió y le dijo: ¡Señor mío, y Dios mío! Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron."


La tumba donde fue sepultado Jesús está vacía.

1 Corintios 15:3-8 "Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras; y que apareció a Cefas, y después a los doce. Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen. Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles; y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí."

La resurrección es la única explicación razonable para el comienzo del Cristianismo

La Iglesia Cristiana nació en la misma ciudad donde Jesús fue públicamente ejecutado y sepultado. La creencia en un Jesús resucitado tuvo que haber sido auténtica para haberse enraizado en Jerusalén y crecido hasta abarcar el mundo entero. La Iglesia Cristiana es ahora la institución más grande que existe y ha existido en la historia de la humanidad. Claramente, esto hubiese sido imposible si la resurrección fuese solamente un cuento.

La resurrección es la única explicación lógica para la transformación de los discípulos

Ellos abandonaron y negaron a Jesús antes de su juicio público; después de su muerte ellos estaban desalentados y temerosos. Aún, después de su resurrección y su experiecia en Pentecostés, estos mismos desalentados hombres y mujeres fueron transformados por el sobrenatural poder de Cristo resucitado. En su nombre, ellos pusieron de cabeza al mundo. Muchos perdieron la vida por su fe, otros fueron terriblemente perseguidos. Su valiente comportamiento no tiene sentido aparte de su convicción de que Jesucristo fue verdaderamente resucitado de entre los muertos, un hecho digno por el cual morir.

A través de los siglos, los grandes teólogos que han considerado las pruebas de la resurrección han creído, y todavía creen, que Jesús está vivo

Después de haber sopesado la evidencia de la resurrección dada por los escritores de los Evangelios, Simon Greenleaf, una eminencia sobre asuntos legales de la Escuela de Leyes de la Universidad de Harvard, concluyó: "Sería imposible que ellos hubieran persistido en afirmar las verdades que han narrado, de no ser por el hecho de que Jesús sí resucitó de entre los muertos."

El señor Greenleaf, fué un profesor judío que se convirtió en un seguidor de Jesús, el Mesías, después de estudiar los hechos por sí mismo.

Después de haber sopesado esta evidencia, ¿cual es su conclusión? ¿Usted cree que Jesús está vivo? Todo aquel que cree que El en verdad ha resucitado, puede recibir el regalo de la vida eterna y experimentar una relación personal con él. Descubra como usted puede comenzar esta relación duradera.

Artículo relacionado:

10 razones para creer en la resurrección de Cristo

.

14 de febrero de 2010

¿Quién fue San Valentín?

Señales antes del Fin

Las sociedades occidentales acostumbran celebrar cada 14 de febrero el "Día de San Valentín", "Día de la Amistad" ó "Día de los Enamorados". Ahí surge como personaje representativo de esta celebración la reconocida figura de "Cupido".

¿Quién fue San Valentín? ¿Quién es Cupido? ¿Qué se celebra el 14 de febrero, fecha apreciada por millones de enamorados y por no menos comerciantes?

Según los historiadores, hace varios miles de años estaban muy extendidos sobre la tierra los cultos a distintos ídolos. Dentro de la amplia gama de deidades había un dios pagano cuyo origen es muy remoto e ignorado, el cual representaba a las "fuerzas del Universo" y "reinaba sobre el mundo desde las tinieblas" y al que le rendían culto los pueblos de Europa Central.

Aquellos pueblos paganos más antiguos le rendían culto a este dios mediante tres elementos: agua, tierra y fuego. Es decir, se le rendían distintos sacrificios en tierra, utilizando agua y fuego, pues existía la creencia de que sólo así se podía aplacar la ira de este ser que sus mismos súbditos consideraban horrendo, debido no sólo a su apariencia sino también a que sembraba terror sobre toda la tierra y era despiadado. Según las creencias de los pueblos antiguos, este ser maligno residía en medio de las sombras y las tinieblas.

Conforme a las costumbres paganas, la única forma de aplacar el constante furor de este espíritu malvado era con ceremonias en las que se le agasajaba como invitado principal. Así, con excesos carnales se satisfacía temporalmente el apetito del dios y cada cierto período se debían repetir los ritos para mantener en sosiego a este siniestro ser.

Los investigadores no han podido descifrar en qué momento de la historia apareció este personaje de las tinieblas en los pueblos de la Antigua Grecia. Sin embargo, las citas más concretas y claras sobre él aparecen en los primeros gráficos de la civilización cuando los pelasgos y luego los aqueos provenientes de Europa Central empezaron a poblar Grecia en el Siglo XV a. J.C. Aquellos primeros griegos conocieron a este dios al que inicialmente llamaron el "fruto de los placeres mundanos".

Con el paso de los años, Grecia se fue desarrollando y extendió su paganismo. El pueblo adoptó el culto a aquel dios malvado y realizar ceremonias periódicas. Entonces, cuando la civilización entró en su apogeo decidieron nombrarlo de manera distinta, menos grotesco y más acorde con el desarrollo de su alta cultura, designándolo entonces como "Eros", es decir, "dios del placer".


El dios griego Eros, que luego
los romanos llamarían Cupido.

RAÍZ MITOLÓGICA

De acuerdo a la mitología griega, Eros fue el fruto de los placeres de Venus y uno de sus amantes: Marte (el otro amante era Mercurio). Vulcano era el esposo de Venus.

Siguiendo la línea mitológica, Venus presidía todos los placeres y sus fiestas eran en extremo obscenas, de manera que los griegos para poder complacerla debían entregarse a su hijo Eros, quien era el "fruto de los placeres humanos".

Los griegos adoptaron a Eros como uno de sus dioses en el proceso de invasión y transculturación de otras civilizaciones conquistadas por ellos. Sabían que aquel dios tenía una apariencia horrenda y temible. Para poder adoptarlo completamente en su cultura, los sacerdotes griegos decidieron darle un aspecto hermoso que fuera conforme a la "dignidad" de un dios (recordemos que los griegos eran fanáticos de la belleza física), de manera que fuera aceptado por todo el pueblo. Bajo ese concepto y teniendo en cuenta que Eros era hijo de Venus y Marte, entonces se le dio la apariencia lozana de un adolescente desnudo.

Siglos más tarde, cuando el Imperio Romano conquistó a Grecia, se produjo nuevamente el fenómeno de transculturación: esto es, el pueblo romano invasor absorbió la cultura griega incluyendo sus creencias religiosas. Fue así, entonces, como los romanos conocieron a los dioses griegos, entre ellos a Eros.

Pero el astuto y altivo Imperio Romano, cuando adoptaba creencias o costumbres de otros pueblos, las sometía a procesos de transformación para validar su grandeza y dominio sobre las demás culturas. Los antiguos dioses griegos no fueron la excepción y se les varió sus apariencias, nombres y fechas para agasajarlos, no así sus raíces o de dónde provenían.

La imagen griega del dios adolescente desnudo Eros fue transformado en otra aún más joven, feminizada y con alas. Entonces lo llamaron... ¡Cupido!

Los romanos eligieron una fecha especial para festejar a este nuevo dios "Cupido" de los "placeres carnales", a fin de entregarse a las orgías. Como la creencia griega decía que Eros era fruto de la fertilidad de Venus, los romanos dispusieron ubicar al ahora "Cupido" en el mes de la fertilidad pagana romana, es decir, en Febrero. Y eligieron el día 14 por quedar justo en la mitad del mes, cuando se iniciaban las siembras en los campos.


San Valentín.

MANIOBRA PAGANA

Pasaron los siglos de gloria y fortuna para los romanos. El imperio empezó a decaer. Y para esa época, el cristianismo había tomado demasiado auge pues Jesucristo había impactado al mundo entero.

Los romanos trataban de salvar su decaído imperio; se aferraban a cualquier cosa que les permitiera sobrevivir y, entonces, en un cálculo político y como maniobra para evitar su desaparición, adoptaron el cristianismo.

El reino decadente de Roma debía conciliar las creencias paganas con la fe cristiana para mantener la conciliación en su pueblo. Para ello sustituyó las fiestas paganas por los de hombres "santos" del cristianismo.

Para el caso de la celebración del 14 de febrero, se eliminó a Cupido y se le instituyó por "San Valentín". No existe certeza hoy de quién fue este santo, pues los mismos historiadores romanos y católicos se contradicen.

Unos afirman que Valentín (o Valentino) fue un hereje, quien no logrando obtener los favores del papado para ser arzobispo, renegó de la fe y abrazó el gnosticismo, fundando una secta secreta.

Entre tanto, otros dicen que fue un mártir cristiano fallecido en Roma, el 14 de febrero del año 273, por orden del emperador Claudio II, ya que según cuenta la leyenda Valentino se opuso a un edicto imperial que prohibía el matrimonio a las parejas en aquel año porque necesitaba hombres para su ejército. Sin embargo, algunos otros contradicen eso y aseguran que no hubo tal oposición de Valentino y que él murió en Terni, en el año 306. Es decir, sobre este asunto, los investigadores no han logrado ponerse de acuerdo.

Pero aquel dios inicialmente identificado como "el que reina el mundo desde las tinieblas", luego llamado "el fruto de los placeres mundanos", después designado como el dios griego "Eros" y más tarde como el dios romano "Cupido" son, todos, el mismo personaje. Y a ese mismo se le vino a encajar finalmente el nombre de "San Valentín".

Señales antes del Fin

ENFOQUE BÍBLICO

Las Sagradas Escrituras dicen claramente que las tinieblas es el reino del pecado y la perdición (Juan 12:46), y que el príncipe de este mundo es Satanás (Juan 16:11). Además, las Sagradas Escrituras advierten que no debemos andar en pos de dioses ajenos (Deuteronomio 6:14).

Algunos sectores cristianos han dicho que el "Día de San Valentín" o "Día de los Enamorados" no es adecuado celebrarlo pues por la fe en Jesucristo todos los días se da amor al prójimo y no en una sola fecha del año, por lo tanto debería celebrarse como el "Día de La Amistad". Aunque el argumento es válido, el remedio ha sido absurdo y contradictorio, pues lo que se propuso fue tan solo cambiarle el nombre de "Día de los Enamorados" por el "Día de la Amistad", pero las raíces paganas de esta celebración se mantienen.

Aún la Iglesia de Jesucristo comete el mismo error histórico hoy: preserva la fecha pagana y cambiándole sólo el nombre para discontinuar el formalismo, pero no desecha la raíz de la celebración pagana.

La Biblia habla con precisión que los hijos de Dios no deben seguir los patrones de conducta establecidos por las costumbres mundanas, sino que nuestra mente sea renovada para que comprobemos cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta (Romanos 12:2).

No se debe olvidar que la celebración del 14 de febrero se dedicó a las orgías, invocaciones sexuales y toda clase de desenfrenos carnales abominables y nocivos. Algunos no dudan en comparar el "Día de San Valentín" con el Día de Halloween, por las antiguas raíces paganas y los actos idolátricos invocados durante siglos.

En efecto, el Día de San Valentín tiene orígenes espirituales que son contrarios a los principios bíblicos. Las fábulas paganas relacionadas con Cupido y San Valentín, así como la instauración del 14 de febrero para tal celebración, han trascendido a lo largo del tiempo hasta nuestros días.

¿Seguirá un cristiano el paganismo antiguo? Dios advierte que sus hijos no deben seguir, de ninguna forma, a los ídolos. "No te inclinarás a sus dioses, ni los servirás, ni harás como ellos hacen..." (Exodo 23:24).

Resulta obvio que en la actualidad el comercio de Occidente tenga interés en sostener la idea del "Día de San Valentín" para lograr mayores ventas y, sin escrúpulos, lanzar poderosas campañas publicitarias para incitar al público (especialmente a los jóvenes) a consumir diversos artículos con el manipuleo del tema del amor.

La confusión sobre amor y erotismo se reafirma en esta celebración pagana mientras los especialistas en publicidad se esfuerzan hoy para manipular los sentimientos más nobles que Dios ha dado al ser humano, como son el amor y la amistad, manoseándolos con propósitos mercantilistas.

Pero los cristianos nacidos de nuevo no requieren de "fechas especiales" para conmemorar el amor o la amistad. Basta con tener presente a Jesucristo todos los días, quien demostró qué es el amor verdadero y la amistad sincera y fiel.

A cada momento, el seguidor de Cristo puede manifestar el amor a sus semejantes con obsequios y recordarles que Dios les ama tan profundamente, que dio a su Hijo unigénito para que todo aquel que en Él crea no se pierda, mas tenga vida eterna.

Le queda ahora a Usted decidir si sigue las fiestas paganas milenarias conforme a lo que dicta el mundo o, si por el contrario, decide voluntariamente obedecer a Dios.

BIBLIOGRAFÍA:

- "Testing the history". New World Editions. London. England. 1991;
- "Enciclopedia Neofons". Editorial Ramón Sopena, Barcelona, España. 1977;
- "Diccionario Enciclopédico Ilustrado Rancés". Editorial Ramón Sopena, España. 1974;
- "Pequeño Larousse Ilustrado". Ediciones Larousse. México. 1986.

.